“Inu wa hoeru ga kami wa shinai” (perro que ladra no muerde es la traducción literal) fue publicado originalmente en Japón en el año 2018 por la editorial Akita, recopilando los capítulos serializados en la revista Kachi Comi. Es una creación de Shinshi Nakai, que no se ahorra en detalles argumentales y gráficos para contar una historia que sorprende y evoluciona de la forma más inesperada.

Kenji, un estudiante que no para de meterse en peleas con sus compañeros, siente que todo va a dejar de ser lo que era cuando se reencuentra con Yuu, su amigo de la infancia. Lo recordaba como a alguien bajito y menudito que se parecía a su perro, incluso le había puesto de apodo un nombre típico de mascota. Pero cambió por completo: Yuu ahora es alto, fachero y no hay quien le haga sombra.

Ahora a Kenji se llena de dudas, las hormonas se ponen a full y despierta su lado más calentón (y este manga es bastante gráfico al respecto). Sorpresivamente, parece que el protagonista se vuelve un objeto de deseo de todos los hombres con los que se cruza. ¿Pero será que él es capaz de aceptar la nueva situación y entender lo que le está pasando?

PERRO QUE LADRA NO MUERDE

$1.200
PERRO QUE LADRA NO MUERDE $1.200
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $5.000
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $5.000

  • Capitán Barato Av. Corrientes 5239, local 14 Lunes a Viernes de 10 a 20 hs Sábados de 10 a 18 hs

    Gratis

 

“Inu wa hoeru ga kami wa shinai” (perro que ladra no muerde es la traducción literal) fue publicado originalmente en Japón en el año 2018 por la editorial Akita, recopilando los capítulos serializados en la revista Kachi Comi. Es una creación de Shinshi Nakai, que no se ahorra en detalles argumentales y gráficos para contar una historia que sorprende y evoluciona de la forma más inesperada.

Kenji, un estudiante que no para de meterse en peleas con sus compañeros, siente que todo va a dejar de ser lo que era cuando se reencuentra con Yuu, su amigo de la infancia. Lo recordaba como a alguien bajito y menudito que se parecía a su perro, incluso le había puesto de apodo un nombre típico de mascota. Pero cambió por completo: Yuu ahora es alto, fachero y no hay quien le haga sombra.

Ahora a Kenji se llena de dudas, las hormonas se ponen a full y despierta su lado más calentón (y este manga es bastante gráfico al respecto). Sorpresivamente, parece que el protagonista se vuelve un objeto de deseo de todos los hombres con los que se cruza. ¿Pero será que él es capaz de aceptar la nueva situación y entender lo que le está pasando?